Brian Chesky, emprendedores

Hace poco vi un infographic que mostraba el crecimiento que Airbnb ha tenido desde su creación en el 2008 hasta el día de hoy. Me quedé impresionado. Para los que aún no lo conocen, Airbnb es un marketplace que pone en contacto a viajeros que buscan alojamiento con personas que lo ofrecen, y en donde se pueden alquilar sofás, habitaciones, casas -y hasta castillos- por noche. La idea básica es que los usuarios puedan hospedarse en la casa de un local, con el fin de tener experiencias más interesantes y conocer más sobre la cultura, la comida y las personas del lugar.

Al principio muchos creían que esta idea era absurda, que el mercado era muy pequeño y que el negocio no tenía futuro. Se preguntaban cosas como: ¿quién querría abrirle las puertas de su casa a un completo extraño? o ¿si ya existen los hoteles, hostales e incluso el couchsurfing, por qué qué se necesita algo como Airbnb? Ahora sabemos que los escépticos estaban equivocados: a  mediados del 2011 Airbnb ya había logrado levantar más de $120 millones de inversión y tenía una valuación de mercado de $1,300 millones. Sin embargo, llegar a este punto no fue fácil. De hecho, tuvieron un comienzo muy difícil y lento, como sucede con la mayoría de startups.

Este caso de éxito me interesó mucho, así que me puse a leer un poco sobre la historia de Airbnb y a ver algunos vídeos de su CEO, como éste y éste. De este ejercicio pude identificar 5 consejos que quisiera compartir, ya que creo que podrían ser útiles para cualquier emprendedor.

 

Encuentra un sitio para quedarte

 

1) Empieza sólo aquellos negocios por los que sientas pasión.

Este es un consejo muy común para los emprendedores, porque empezar una empresa no es fácil y hacerlo implica realizar muchos sacrificios monetarios, emocionales, personales, etc. Si nuestra motivación depende exclusivamente de los beneficios monetarios que podríamos obtener, estaremos pensando en abandonar proyecto antes de intentar sacarlo adelante. A Airbnb le tomó más de un año conseguir sus primeros 100 usuarios… pero ¿qué hubiera pasado si los fundadores no hubieran sentido pasión y compromiso por el negocio? Lo más probable es que hubieran dicho “aquí lo dejamos, ésto no va a ningún lado”, y nunca hubieran llegado a ver el día en el que conseguir 100 nuevos usuarios ocurría en tan sólo 1 hora, o menos.

2) Utiliza tu imaginación para sobrevivir en tiempos difíciles.

Cómo mencioné anteriormente, lograr que Airbnb despegara no fue nada fácil para sus fundadores: al un principio no tenían clientes ni dinero para sobrevivir, no digamos fondos para crecer e internacionalizarse. ¿Qué hicieron? Usaron un recurso que es gratis pero muy escaso: la creatividad. Dispuestos a luchar hasta el final e intentarlo todo, decidieron sobrevivir vendiendo cajas de cereal. Sí, cajas de cereal. Era época de elecciones en Estados Unidos y diseñaron ediciones limitadas de cereales de Obama y McCain, las cuales vendían a $40… y el dinero proveniente de estas ventas se convirtió en el capital semilla para poner en marcha su negocio.

Cereal de Obama

3) Focaliza tus esfuerzos, especialmente durante los primeros meses.

Los primeros meses de vida de una startup son comparables a la niñez de una persona: todo lo que pase durante esta primera etapa tendrá un gran impacto después. Es por eso que como emprendedores tenemos que darle mucha importancia al desarrollo de concepto, a establecer la filosofía y valores de la empresa, y a formar un equipo de personas con las que nos sintamos cómodos trabajando.

4) Los recursos son limitados, inviértelos de una forma inteligente.

Una startup no puede darse el lujo de probar 5 estrategias distintas para ver cuál es la que más funciona. El tiempo y el dinero son escasos, y hay que invertirlos en las actividades que traerán el mayor retorno de inversión. No se trata de que exista parálisis por análisis, pero es indispensable obtener feedback de usuarios, interpretar las señales de mercado, analizar los datos disponibles y utilizar toda esta información para tomar decisiones inteligentes.

5) Aprende lo más que puedas sobre tu producto, y utilízalo constantemente.

La mejor forma para entender cuáles las necesidades de nuestros clientes y saber qué cosas se pueden mejorar es utilizar, nosotros mismos, nuestros productos o servicios. Las investigaciones de mercado son importantes, pero es igual de importante (o incluso más) ponernos en los zapatos de nuestros clientes. Brian Chesky, CEO y fundador de Airbnb, vivió durante 6 meses en casas que encontraba a través de su sitio web, algo que indudablemente le ayudó a definir la empresa y su modelo de negocio.

 

Creo que cuando se crea un negocio es muy importante tener como referencia casos de éxito de otros emprendedores o startups. Estos casos de éxito no sólo nos dan ideas para implementar en nuestra propia empresa, también son fuentes interesantes de motivación e inspiración para todos los que tenemos esa inquietud por crear algo. Espero que el caso de Airbnb ayude a todos los emprendedores que siguen nuestro blog a construir sus empresas y hacer de sus sueños una realidad.

Sobre el Autor:

Rodrigo Villatoro cofundador y director de producto en Nubelo. Inició su trayectoria profesional en multinacionales como Procter & Gamble y Honeywell, para luego especializarse en el sector de startups de internet. Le apasiona la emprendeduría, el marketing digital, el SEO y las nuevas tecnologías.