Ante tal pregunta, la respuesta es ¡SI! De todos modos, esta ‘personalidad especial’ viene marcada por una  forma de ser del emprendedor, sin que ello signifique que todos los emprendedores sean iguales. Los hay mucho más reflexivos y analíticos, otros que odian la planificación y se sirven de su carisma para arrastrar a toda una empresa con su confianza y orientación al logro… Pero una cosa sí que es cierta, todos ellos tienen muy claras sus carencias y miran de rodearse de gente que les ayude a cubrirlas.

He tenido la suerte de conocer a muchos emprendedores. Todos ellos tenían características comunes que de algún modo me ayudan (haciendo una introspección propia también como emprendedor) a exponeros cuál es su perfil común:

  • No les interesa demasiado el poder sino la autonomía, les gusta ponerse a prueba, enfrentar riesgos, aunque lo hagan de forma controlada y planificada.
  • Tienen una personalidad idealista y astuta.  Buscan la autoridad moral por encima del poder.
  • Tienen miedo como todos, pero su autoconfianza les anima a ellos y la transmiten a todos los demás.
  • Tienen una alta capacidad de sacrificio. Son ansiosos y les mueve permanentemente el poder ofrecer un producto y servicio de alto valor, tolerando la frustración y volviéndolo a intentar cuando el resultado no es el esperado.
  • Les gusta demostrar y demostrarse que pueden dejar su marca en la vida a través de su emprendimiento. Están convencidos de su éxito.
  • Son plenamente conscientes que se pueden equivocar, pero también saben que el fracaso está en no intentarlo de nuevo.
  • Tienen un alto sentido común, con una enorme capacidad de concentración para la resolución y búsqueda de salidas exitosas a problemas así como un cierto carisma.
  • La orientación al logro forma parte de su ADN, entendiéndose como la persistencia para conseguir metas y objetivos personales en su emprendimiento.
  • También poseen una clara orientación comercial, que les hace destacar en las relaciones interpersonales y ayuda a convencer al cliente ‘interno’ y ‘externo’.

Esperamos que te haya servido, y recuerda que emprender no significa solo montar un negocio. Puedes emprender de muchas formas y con muchos objetivos distintos , siendo un intraemprendedor, con una ONG, una institución cultural, emprendiendo al servicio público… La cuestión es que el sentido común, capacidad de sacrificio, orientación al logro, astucia, autoconfianza… son formas de ser que puestas a disposición de lo que sea, hacen de este un mundo mejor!

 

Francesc Font

Sobre el Autor:

Francesc Font, impulsor de nubelo desde la dirección general, tiene sólida experiencia en dirección de Startups. Fue fundador y director general durante 5 años de gimage group S.L. Es un apasionado de la emprendeduría y de todas aquellas empresas que aportan cambios de valor a la sociedad. Es además profesor universitario en la UAB en técnicas de gestión de empresa y autor del libro "La Empresa Hibrida".