Un viernes más ofrecemos la voz de la experiencia emprendedora, esta vez a través de Jordi de los Pinos, ingeniero en telecomunicaciones y cofundador y CEO de Smadex.

Con más de 10 años de experiencia internacional en los EUA y Europa, Jordi ha trabajado para algunas de las empresas más grandes del mundo tales como Qualcomm o Telefónica, participando en todas las etapas del ciclo de vida de diferentes productos y liderando exitosamente equipos multidisciplinarios e internacionales.
Hoy, no obstante, no nos habla de grandes empresas sino de su pequeño gran proyecto y de su experiencia como emprendedor.

 

1.       ¿En qué consiste su negocio?

Desarrollamos una tecnología que permite insertar anuncios que salen en aplicaciones de teléfonos móviles, y que se seleccionan en función de la localización geográfica de la persona que está usando la aplicación.

2.       ¿Qué le impulsó a crear su propia empresa?

Trabajé muchos años en empresas grandes, y tenía mucha curiosidad por saber si podría crear una empresa, levantar capital, hacerla crecer, etc.

3.       ¿Cómo fueron los comienzos de la empresa?

Empezamos 2 socios trabajando noches y fines de semana mientras trabajábamos en otra empresa. Después incorporamos a otro socio también mientras estábamos trabajando en otro lado. Al final decidimos dejar nuestro trabajo para dedicarnos 100% a la empresa. Fue (y sigue siendo) muy duro, y requiere de muchísimo esfuerzo, valentía, amor propio y voluntad. Hay que perder el miedo a fracasar, disfrutar de las dificultades del día a día, y aprender de los errores con buena disposición y sin agobiarse.

4.       ¿Cree que un emprendedor nace o se hace? ¿Qué habilidades son necesarias para ser emprendedor?

Ambas. Creo que todo en la vida se puede aprender. Hay gente más y menos predispuesta a asumir riesgos, pero también depende mucho de la situación personal de cada uno, no sólo de cómo nació.

5.       ¿Qué dificultades tiene o ha tenido como emprendedor?

Las mismas que para hacer bien el trabajo en cualquier sitio. En España es especialmente difícil levantar capital porque el mercado es pequeño, hay menos experiencia entre los inversores, y se arriesga menos.

 6.       ¿Cree que en España a los empresarios se les ofrece facilidades suficientes para poner un nuevo negocio en marcha?

No. Podría ser peor, pero también mejor. La burocracia para montar un negocio es alta.

7.       ¿Cuál considera que fue la ayuda más grande que recibió?

Barcelona Activa nos ayudó con el papeleo de dar de alta la empresa.

8.       ¿Cuáles son las ventajas y desventajas de trabajar para uno mismo?

Se magnifica todo: los problemas y las alegrías. Se aprende muchísimo más que en una empresa. El crecimiento personal es mucho mayor.

Por otro lado, se corren muchos riesgos, se trabaja más, se duerme menos, y se sufre más.

9.       ¿Crearía otra empresa?

En España posiblemente no.

10.   ¿Qué consejo daría a alguien que quiere montar su propia empresa?

Sobre todo, que analice bien el mercado antes de empezar nada más. Que hable con potenciales clientes antes de crear nada. Después, que hable con muchos inversores para saber su opinión y encontrar un buen trato.

Por último, que se rodee de gente excepcional y con ganas de comerse el mundo en 2 bocados.